Las controvertidas leyes de ciudadanía de Colombia y República Dominicana

Bahamas, Surinam, Haití, República Dominicana y Colombia, los cinco países en donde el concepto de “ser ciudadano” no es para nada claro.

Parece fácil de entender, pero no lo es. Aquellos nacidos en el suelo de un país (ius soli) o que son hijos de ciudadanos de un país (ius sanguinis) son, por extensión, ciudadanos de dicho país… o bueno, al menos para la mayoría de países es así. Sin embargo, para los países antes mencionados, esto conlleva una cierta complejidad que le dificulta a muchos poder adquirir la ciudadanía “de manera sencilla” con todos los problemas que esto trae. No decimos que “de manera tradicional”, porque son las mismas tradiciones constitucionales las que se han encargado de imponer esta gran barrera.

Entonces, ¿cómo funciona esto para la población inmigrante que entra a estos países, y, sobre todo, en el caso de los venezolanos? ¿Qué derechos tienen?

En conversación con la colombiana Cristina Escobar, y la dominicana Rosario Espinal, sociólogas y docentes de la universidad de Temple en Philadelphia, se explican varios de los asuntos que rigen estos controvertidos sistemas de identidad ciudadana, tomando como ejemplo sus países de origen y sus conflictos de migración, ya que estos dos países tienen políticas migratorias distintas al resto de los países herencia de la colonia española y estas políticas afectan profundamente a quienes no son considerados ciudadanos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Copy link