La odisea que desencadenó un simple beso entre hombres

Agresión estatal guatemalteca, secuestro y extorsión por un cartel mexicano, tortura en un centro de detención estadounidense… lo que vivió un guatemalteco de armas tomar.

Esta es la historia de Estuardo Cifuentes, un empresario guatemalteco forzado a abandonar su país por ser gay. Una simple demostración de afecto hacia su pareja hizo que unos policías lo agredieran y luego lo persiguieran tras intentar denunciarlos. Sin duda tuvo que huir para preservar su vida.

En su camino a la frontera estadounidense, fue secuestrado en Reynosa, una ciudad del peligroso estado de Tamaulipas, al noreste de México. Sin embargo, pasó, y en su transcurso experimentó lo que es estar en un centro de detención de los Estados Unidos. Sin saber, lo regresaron a México, y así queda estancado en Matamoros, otra ciudad de Tamaulipas, esperando su proceso de asilo que tomó más tiempo del esperado.

Durante esos largos meses en Matamoros, no solo experimentó lo que es vivir donde están los “Headquarters” del Cartel del Golfo, sino que encontró tiempo también de crear un “shelter” o un albergue para nuestros miembros migrantes de la comunidad LGBTQ que buscan un lugar seguro para vivir sin importar su orientación sexual. A este proyecto lo llamó Rainbow Bridge, el cual trabaja en asocio con otras ONG ofreciendo diferentes servicios de asistencia médica y psicológica, refugio y vivienda, y recursos laborales y legales a los migrantes latinos que arriban a la frontera.

Historia de Estuardo en el diario El País

Entérese más sobre el albergue Rainbow Bridge:

https://www.facebook.com/RainbowBridgeAsylumSeekers/

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Copy link