El malestar de Cuba en boca cubana

Tras el estallido de las manifestaciones de protesta en Cuba, cabe analizar y entender el trasfondo de lo que el pueblo cubano vive, tanto desde dentro como desde fuera.

Al respecto de todo lo ocurrido en la isla mayor, conversamos con tres académicos cubanos inmigrantes: Fernando Chang Muy, profesor en la Escuela de Leyes de la Universidad de Pennsylvania (UPenn); Amalia Dache, profesora asociada en la División de Educación Superior de la misma universidad y experta en protestas; y Mariela Morales, estudiante de doctorado en Comunicación de la UPenn, quienes nos aportan sus perspectivas sobre el acontecer político y social de su patria , tanto desde el punto de vista interno del habitante de a pie de la isla, como desde la diáspora cubana en Estados Unidos.

El 1 de enero de 1959, hace 62 años, Cuba fue el corazón de una revolución que para algunos se convirtió en un paradigma. Fulgencio Batista salió y Fidel Castro entró.

Fulgencio Batista fue un dictador que gobernó a la isla mayor, la primera vez por diez años y luego por ocho años -los más opresivos- hasta 1959, con un gobierno de terror. Llega el golpe con Fidel Castro y con el famoso Ernesto “Che” Guevara, quienes toman el poder y comienzan un experimento social hasta ese momento nuevo en Latinoamérica y el Caribe.

Cuba se asocia a la Unión Soviética -que no es lo mismo que decir Rusia- y, además, en 1962 comienza el embargo de los Estados Unidos. Mientras Cuba se convertía en centro de disputa entre la entonces URSS y Estados Unidos, también se convertía en modelo de avances en salud y educación, modelo que inspiró a la izquierda de América Latina, aunque el tema de los derechos humanos y los presos políticos siempre ha estado en la agenda del día.

Desaparece la URSS, se va el apoyo y comienza la tragedia de los balseros. Fidel le da cada vez más poder a su hermano Raúl Castro, quien en 2006 comienza un programa de reformas. Entretanto, Venezuela también desempeña un papel importante y semejante con Hugo Chávez, amigo cercano y copartidario del ideario de Fidel, pero se desvanece del poder en 2013 ya que muere de cáncer y la decadencia de la Venezuela de Maduro no deja sino hambre, así que ahí tampoco hay apoyo para Cuba.

Hoy el presidente de Cuba es Miguel Díaz-Canel, un mandatario que no luchó la revolución; él tiene 61 años, es decir, ni siquiera había nacido cuando ocurrió la revolución… y es en su mandato donde el pueblo estalla ante los constantes abusos represados que ya no se pueden ocultar más.

Copy link